¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Novomir500 en el Diario El Mundo

por / sábado, 28 septiembre 2013 / Publicado enSin categorizar

Novomir500 es un póster decorativo y, a la vez, un calefactor de bajo consumo que dura más diez años.

Una tecnología que subió al es­pacio hace, aproximadamente, veinte años. Después se popula­rizó en Rusia, donde lleva mu­chos años siendo de uso común. Y este producto, que el año pa­sado comenzó a explotarse en Andalucía, aterriza estos días en la Fira de Barcelona en Ex­pohogar.

Se trata de una tecnología de origen ruso y utilizada por prime­ra vez en la estación espacial MIR veinte años atrás. Su pecu­liaridad se basa en la dualidad de ser un elemento decorativo y, a la vez, un electrodoméstico que emite calor como lo haría un ca­lefactor. El resultado es un producto llamado Novomir500 cuyo precio ronda los 40 euros.

Fabricado con un material no contaminante y marcado con el sello de ecológico, este sistema calefactor presenta un consumo energético muy bajo. El tiempo que tarda en calentarse, es decir, alrededor de diez segundos, No­vomir500 consume 500 vatios de potencia y, posteriormente, se mantiene en un consumo estable de 450 W. Esto se traduce en que su consumo energético es una tercera parte de lo que consumi­ría un calefactor normal. Cabe añadir otro aliciente, pues por el material de que está hecho, el fa­bricante garantiza 50.000 horas de funcionamiento ininterrumpi­do, esto es, diez años.

Y es que como novedad con res-pedo a los calefactores conocidos, éste no realiza consumo de aceites ni aguas para emitir calor y no tie­ne repercusión sobre la genera­ción de humedad en la habitación.

Por su tecnología, Novomir500 calienta un radio de 3 metros des­de el lugar donde se ubique el elec­trodoméstico, evitando calentar in­necesariamente la habitación y consumiendo, por tanto, energía. Dado que el grado de calor máxi­mo que alcanza es de 65 grados, hace que la habitación llegue a al­canzar una temperatura media de alrededor de 23 grados. No obs­tante, en ese sentido, se trata de un electrodoméstico seguro gra­cias a las propiedades del sistema de circuito. Al tocar con la mano sobre el artefacto encendido, ese punto donde se coloque la mano, deja de emitir calor automáticamente, no dejando de calentar el resto del sistema.

Artículo de El Mundo por L.M. / Barcelona

SUBIR